Documento sin título
Orlando Vera Cruz - Volver al inicio del sitio
Orlando

Inicio > Letras > Cayendo

 

Cayendo

Del disco: Pilchas gauchas

 

Anda en el pago mi historia con muchas buenas y malas, braserío hecho con chalas con más llamas que calor. Seré siempre “el malhechor” aunque me agencie un par de alas. Dicen que el tigre es paloma, que áura me he vuelto zorzal, por jodido en estas lomas, por no aguantar en las domas los corcovos de un bagual. ¡Pa´ mi va todo es igual! Soy libre y sin capataz, igual que el bichito ´e cesto; lleno ´e palos por afuera pero seda por adentro; cáscara espinuda arriba, corazón dulce en el medio, lo mismo que a tuna brava hay que entenderme primero. Yo he visto la torta cruda que todo el mundo pondera; la gente es muy zalamera y alaba al hijo del rico, pero según yo me explico, lo que alaba… es la cartera. Lo dulce le gusta al pico, por eso es que hay pasteleras. En el globo ´e la política he visto subir baguales que hoy son “fulanos de tales” enchironados en la vida. Pa´ ellos, el agua florida y la máquina ´e los reales. Pero bueno… somos pobres y es la ley seguir tirando, total, flaco o engordando se ha de arrastrar la carreta. ¡Ya han de revelar la teta pa´ que otros sigan mamando!. El valor vive en la hondura y hay que fondear pa´ encontrarlo; al miedo ha que mojarrearlo en la costa y de alfiler y si es fácil de encoger más fácil resulta arrearlo. Ya no vive en la mujer, y en el hombre hay que buscarlo. Cuatrero el jefe político, ladrones los comisarios, carneadores los milicos, nosotros… los gauchos malos. Hacen rodeos de vacas, las pasan al otro lado; se arreglan certificados ahí nomás al lao del río, y todo lo suyo es mío en un Jesús alabado. Así amanece estanciero el porfiao pa´ lo ´el vecino; usa bota borravino, bombacha de gabardina, seda al cuello, manta fina casco ´e corcho y buen sombrero. ¡Guá tape, y cambia el overo por tropilla con bocina!. ¡Proteste a ver lo que pasa! Por “calumnia” va a la reja, si reclama “está chupao”, y si se enoja… lo abuenan. ¡Qué otro remedio, mi cumpa, qué otro camino nos queda, que afilar el mellao viejo y putearlos donde quiera! Así he visto a pobres criollos con su cuadrilla ´e vacas, irlas perdiendo en la estaca entre un mogotal de embrollos, entre un “se ha muerto de flaca” y un “malparió y se fue al hoyo”. Asesino y criminal resulta e que no se dobla. ¡Pa´ las gallinas desgranan los maíces de la paciencia! Pa´ cuidar a los paisanos debe ser la policía, pa´ hacer respetar sus cosas, su dignidad, sus vaquitas. Después dicen que los criollos de haraganes pierden todo. ¡Cómo pa´ ganar al truco con un juego de ese modo! Cerca del agua he nacido, mi cuna fue el embalsao, y del hermano dorao aprendí entre los zanjones que hay que cortar tirones los anzuelos de un confiao. ¡Présteme el porrón cuñao pa´ hacerle unas confesiones porque ando en estas funciones como payaso cansao! Muerto tan sólo me rindo, porque mientras tenga vida va a atropellar la partida mi suerte contramarcada pa´ pedir una bolada en esta gata parida. Vot a golpear si lo quieren castigando la corriente, cavao por una creciente, desbarrancao pero entero, con mis nidos de boyeros mirando el zanjón de frente. ¡Me tienen demás caliente, tantos perros garroneros!

 

Documento sin título

 

 

Orlando Vera Cruz

Sitio Web Oficial del Cantautor Santafesino

Desarrollado por: Rodrigo Guidetti - www.rg21.com.ar